Inicio/Programas/Creciendo desde Adentro

PROGRAMAS

1911081155319.jpg

Creciendo desde Adentro

Proyecto de acompañamiento y prevención de violencia para la mujer y su comunidad, que toma como puntos transversales, la perspectiva y equidad de género, la interculturalidad, los derechos humanos y el reconocimiento del patrimonio corporal como parte importante del empoderamiento individual y comunitario trabajando desde una visión interdisciplinaria que vincula danza, psicología, sexología, artes plásticas, coreografía y políticas de paz. 

 

Se implementó por primera vez en 2018 en colaboración con el Instituto de la Mujer de Mérida, quienes trabajamos durante 4 meses con 70 mujeres de las comunidades de Yaxnic, San Ignacio Tesip, Tzacalá y San Pedro Chimay, todas comisarias del sur del municipio de Mérida. Durante el proceso se implementaron las metodologías de "Danza Interior" y "Acervo Patrimonio Corporal y Territorio", a través de las cuales se compartieron herramientas psicocorporales para el empoderamiento femenino, estimulando el desarrollo interno y el fortalecimiento de la identidad cultural de mujeres en situaciones vulnerables. 

 

Los primeros meses se ahondó en la observación y reflexión en torno a temáticas  relacionadas con auto cuidado, sexualidad, salud e historia de las mujeres en la tierra, para pasar posteriormente a la investigación del patrimonio; ¿que entendemos por patrimonio? ¿cuales son los patrimonios de nuestra comunidad? ¿Cuales los propios? ¿Nuestro movimiento es patrimonio? estas fueron algunas de las preguntas que abrieron el dialogo. A partir de esto cada grupo creo un mapa de su comunidad que integro tanto el patrimonio tangible como intangible, ubicando las casas de las participantes, las construcciones emblemáticas, la naturaleza y el cuerpo. 

 

Durante las sesiones profundizamos en el patrimonio intangible, con énfasis en el cuerpo, a lo que denominamos Patrimonio Corporal, de esta manera las participantes observaron aquellos movimientos cotidianos que las identifican y las hacen ser únicas, siendo más conscientes de los movimientos que les gustan, así como de aquellos que realizan por necesidad o costumbre. A partir de esta investigación las mujeres crearon una coreografía que integraba todos los movimientos que las representaban, creando 4 coreografías sociales que fueron compartidas en un evento creado especialmente para ellas en el Centro Cultural del sur, en el cual las mujeres de las  comunidades de Yaxnic, Tesip, San Pedro Chimay y Tzacalá se conocieron, compartieron actividades y se regalaron sus danzas.